Se le llama el "patógeno perfecto" por su rápida capacidad de multiplicación. Identificado por primera vez en la ciudad de Norwalk, Ohio, en 1968, toma de allí su nombre: norovirus o "virus Norwalk". Durante las últimas semanas ha afectado a casi 4.000 personas en Ovalle, una ciudad chilena de 108.000 habitantes.

Evolución de casos/día de gastroenteritis notificados en Ovalle. Fuente: Ministerio de Salud.


En días posteriores al 3 de septiembre, numerosos habitantes de Ovalle comenzaron a sufrir molestos síntomas: vómitos violentos, diarrea, dolor de cabeza, malestar general. Las consultas en centros de salud se multiplicaron de tal manera que colapsaron los establecimientos día y noche. Al principio algunas decenas de casos, luego cientos que se convirtieron en varios miles de  afectados. Se encendieron las alertas sanitarias y al principio se habló de una "intoxicación masiva".

El desconocimiento de la causa llevó a tejer toda clase de rumores que se propalaron en redes sociales generando desinformación, propalándose la psicosis colectiva a las ciudades de La Serena y Coquimbo pese a que aquí no se registraron casos notificados. Se habló, sin fundamentos, de cólera, arsénico y otras causas. El agua embotellada se agotó en los supermercados. Con el paso de los días se informó ya oficialmente que se trataría de un "norovirus".

En este caso se comprueba una vez más la importancia de la precisión del lenguaje y el pánico de la población cuando se enfrenta a situaciones desconocidas. Al comienzo se informó de un "brote epidémico", concepto bastante ambiguo y que abre paso a toda clase de interpretaciones. Probablemente no había otra forma de caracterizar la situación en ese momento porque las investigaciones estaban en pleno proceso. Sin embargo, al rotular luego la intoxicación masiva como "norovirus", al menos hubo un punto de referencia.

Recién en el año 2010, de alguna forma la palabra norovirus se incorporó en parte al léxico de  los chilenos. Esa vez, un masivo brote de gastroenteritis afectó a 30.000 habitantes de la ciudad de Antofagasta. El origen del brote fue una planta de tratamiento de aguas servidas que contaminó cultivos y también el agua de mar. Pese a ello, en Chile aún hay poca conciencia del norovirus en el ambiente, siendo que según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), el norovirus «es responsable de millones de infecciones cada año y es conocido por su habilidad para evadir el control». Añaden que «21 millones de personas enferman en EE.UU cada año a causa de este virus». El norovirus es el «Ferrari del mundo de los virus y uno de los más infecciosos», expresa al respecto el científico Ian Goodfellow.

Muchos brotes de gastroenteritis son causados por norovirus en sus diferentes variantes. Incluso se ha determinado que intoxicaciones sufridas por comensales en los restaurantes más famosos del mundo tienen ese origen. También es la causa más frecuente de brotes registrados en cruceros. En Chile incluso muchas veces se diagnostica erróneamente como "influenza estomacal" debido a que presenta síntomas similares.

Discrepancias sobre su origen

El caso de Ovalle motivó la apertura de un sumario sanitario en contra de la empresa Aguas del Valle, que abastece de este elemento a la ciudad, y cuyos resultados se conocerán en las próximas semanas. La sanitaria privada niega rotundamente su responsabilidad y descalifica el rigor técnico de las muestras tomadas por el Servicio de Salud, las cuales arrojaron una dramática caída en los niveles de cloración del agua potable domiciliaria en la red durante el inicio de la epidemia.

Las muestras analizadas por el Servicio de Salud se inician el día 3 de septiembre y es allí donde detectan baja cloración. Posteriormente, el Instituto de Salud Pública, ISP, tomó otras a partir del 5 de septiembre y en ellas no se advierte ese problema en el agua potable, que es el argumento para inculpar a la sanitaria. Ello ha dado pie para que a nivel de comunicación masiva se den versiones contradictorias sobre el origen del brote.

Lo que sí está plenamente confirmado es la presencia de norovirus en los afluentes que abastecen de agua a la ciudad. El informe del ISP corrobora que en la captación de agua ubicada en el sector de Los Peñones, se encontró que el curso del río presenta norovirus. A su vez, las muestras tomadas a personas afectadas confirmaron que padecían del mismo patógeno.

En la línea investigativa de las autoridades de salud la tesis que se maneja es que el río Limarí puede haber sufrido una contaminación por norovirus, cuya fuente probablemente sean aguas servidas que fueron a parar al cauce durante la realización de la fiesta religiosa del Niño Dios de Sotaquí celebrada el domingo 2 de septiembre, ocasión en que cerca de 30.000 personas llegaron a ese pueblo.

La contaminación del agua habría afectado más abajo a uno de los puntos de captación para el abastecimiento del agua potable de Ovalle, la que se traspasó a la red domiciliaria. Los datos y análisis del Servicio de Salud son aparentemente concordantes con labaja cloraciòn del agua domiciliaria que detectaron. No obstante, la empresa sanitaria ha sido pertinaz en descalificar la validez técnica de esas muestras. Su postura es congruente con una defensa de su servicio pues se expone a recibir multas y además probables demandas de los afectados.

Tips

-          Los norovirus son altamente contagiosos. Pueden ser transmitidos por el aire (estornudos o tos), agua, alimentos, verduras, mariscos, utensilios, baños.

-          Los síntomas son vómitos violentos, diarrea, fiebre, náuseas y dolor abdominal los cuales desaparecen entre 24 y 48 horas.

-          Las personas contagiadas portan el virus hasta 10 días después por lo que lo ideal es que no tengan contacto con otras personas durante una semana. Besos, estornudos, deposiciones fecales, vómitos e incluso por mano son vías frecuentes de propagación.

-          Algunos estudios indican que incluso el lavado de platos no elimina el virus de esos utensilios.

-          La gastroenteritis no es mortal. Los pacientes se recuperan, pero hay que cuidar de la deshidratación y poner cuidado en niños menores de 5 años y ancianos.

-          No existen medicamentos ni vacunas para contrarrestar el virus.

-          En EE.UU se calcula que por cada caso notificado existen otros 280 que no son conocidos por las autoridades de salud..

Qué son los norovirus

Los norovirus son uno de los grandes secretos a voces de la virología. En un número reciente de The Journal of Infectious Diseases, Aron Salón del Centro para el Control de Enfermedades declaró: "Los norovirus son quizás el patógeno humano perfecto".

Cada norovirus lleva apenas nueve genes codificadores de proteínas. A pesar de que la caja de herramientas genética es escasa, estos patógenos pueden romper las cerraduras de nuestras células y "hackear" nuestro propio ADN para hacer nuevos norovirus. Los detalles de esta invasión son incompletos, por desgracia, porque los científicos no han encontrado una buena manera de aislarlos en las células humanas en sus laboratorios. Ni siquiera está claro exactamente qué tipo de células nos  invaden una vez que alcanzan el intestino. Sin importar el tipo, ellos saben claramente cómo explotar sus anfitriones. Los norovirus vienen rugiendo de las células infectadas en gran número y luego se esparcen fuera del cuerpo.

Los norovirus son tan buenos en su propagación que es muy probable que en algún momento de su vida, usted ha tenido una infección. (Es posible que le hayan mal llamado "virus estomacal").

Sería muy bueno si sólo tuviésemos que preocuparnos de contraer norovirus una vez y luego quedar inmunizados de los mismos para el resto de nuestras vidas. Por desgracia, parece que sólo tenemos una breve protección, de tal vez unos pocos meses, y luego somos presa ellos de nuevo.

Una cepa modificada puede entonces barrer todo el mundo en tan sólo tres meses.

Cepa de Sidney, Australia

Una nueva cepa del norovirus provocó la mayoría de brotes de una enfermedad intestinal altamente contagiosa en Estados Unidos entre septiembre y diciembre pasados. En un estudio, los investigadores del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE.UU analizaron datos sobre las cepas de norovirus relacionadas con los brotes en EE. UU, y hallaron que 141 de los 266 brotes reportados en los últimos cuatro meses de 2012 fueron causados por la cepa GII.4 Sydney, la cual también ha afectado de manera virulenta a otras regiones del mundo

ACTUALIZACIÓN 22/10/2013

- Aguas del Valle es declarado culpable tras sumario sanitario por brote de norovirus en Ovalle

Por Mauricio Bertero. Se autoriza su reproducción. Se agradece mención del autor.