Franck Biancheri (Niza, 1961) es de esos personajes cuya biografía, atestada de mil quehaceres, abruma a primera vista. Con 26 años convenció a François Mitterrand de la necesidad de un programa europeo de becas al que, un cuarto de siglo después, se han adherido cerca de tres millones de estudiantes. A partir de ahí recibió numerosos encargos de la Comisión, fomentó las relaciones entre la UE y otras regiones geográficas, fundó un partido político paneuropeo, creó el think-tank Laboratorio Europeo de Anticipación Política (Leap/Europe 2020) y ahora, alcanzada la cincuentena, analiza con lucidez las perspectivas de la economía mundial y recibe premios por su aporte a la construcción europea.

Sus primeros vaticinios auguraron el “no” a la Constitución Europea. Pero pronto, a finales de 2005, pronosticó algo más gordo: la crisis financiera e inmobiliaria. Le Nouvel Observateur le tildó de “Mr. Apocalypse”, pero, sorpresivamente, Biancheri acertó en todo cuanto apostó. Y en ello continúa. Su lobby, con 5.000 abonados y su web, con 10 millones de visitas mensuales, les convierte en uno de los pocos grupos de presión verdaderamente independientes de todo poder.


Leap, además de anticipar el derrumbe económico del 2008, que todavía vivimos, fue uno de los primeros en sostener el concepto de "crisis sistémica".

También ha sido persistente y consistente en sostener que:

- el euro no va a desaparecer.

- Europa saldrá fortalecida de la crisis en la medida en que comiencen los recambios generacionales en su sistema político (y lo va a lograr).

- La zona euro sufre ataques de los mercados financieros y especialmente de Wall Street y la City londinense que buscan desestabilizarla.

- Se vive una reconfiguración geopolítica en la lucha por el poder mundial.

- El mayor peligro económico es la artificial burbuja que ha creado Estados Unidos (y que pronto va a reventar).

Desde hace tiempo he venido reproduciendo los análisis del Leap en una curaduría que mantengo en Scoop.it. Les invito a visitar esa publicación, que esta semana advierte un escenario nada optimista para los próximos meses del 2012:

1. Recesión global (no hay ningún motor de crecimiento por ninguna parte y fin del mito de la «reactivación estadounidense»)

2. Creciente insolvencia de todo el sistema bancario y financiero occidental.

3. Creciente fragilidad de los activos financieros claves como las deudas soberanas, los bienes inmuebles y CDS en la base de los balances de los grandes bancos mundiales.

4. Caída del comercio internacional.

5. Tensiones geopolíticas (particularmente en Medio Oriente) que se acercan al punto de la explosión de la región. 6. Rápido colapso de todo el sistema occidental de jubilaciones por capitalización. 7. Crecientes fracturas políticas en el seno de los poderes «monolíticos» mundiales (Estados Unidos, China, Rusia)

8. Ausencia de soluciones «milagrosas», como en 2008/2009, a causa de la impotencia creciente de varios grandes bancos centrales occidentales (FED, Banco de Inglaterra, Banco de Japón) y de la deuda de los estados.

9. Credibilidad en caída libre en todos los Estados que deben asumir la doble carga del endeudamiento público y de un excesivo endeudamiento privado.

10. Incapacidad para controlar/disminuir la propagación del desempleo masivo y de largo plazo.

11. Fracaso de las políticas de estímulo monetaristas y financieras como de las políticas de austeridad « pura »

12. Ineficacia, ahora casi-sistemática, de los recintos internacionales alternativos o recientes, G20, G8, Rio+20, OMC, en todos los temas que ya no forman más una agenda mundial por falta de consenso.

Aparte de lo anterior, todas las demás potencias mundiales van a afrontar el mismo proceso que afecta ahora a Europa, estableciendo 7 acontecimientos que se pueden registrar simultáneamente hacia septiembre-octubre:

1. Irán/Israel/Estados Unidos: la guerra superflua ocurrirá.

2. La bomba asiria: el fósforo israelí-estadounidense-iraní en el polvorín Siria-Irak.

3. El caos afgano-pakistaní: el ejército estadounidense y la OTAN, rehenes de una salida de conflicto de cada vez más difícil.

4. El Otoño Árabe: los países del Golfo arrastrados al torbellino.

5. Estados Unidos: «Tasmargedon» comienza a partir del verano boreal de 2012. La economía estadounidense en caída libre durante el otoño boreal (septiembre).

6. La gran insolvencia bancaria se presenta en septiembre-octubre de 2012: Bankia versión City-Wall Street.

7. La insoportable liviandad los QE del verano boreal de 2012 – los bancos centrales estadounidense, británicos y japoneses fuera de juego.

Puede leerse todo el informe AQUÍ

Nota: Los antecedentes sobre Franck Biancheri están tomados del sitio Voz Populi