Los datos recibidos de la sonda espacial Voyager-1 testimonian que el aparato está a punto de entrar en el espacio interestelar, informó la NASA.

Esta concepción artística muestra a las dos Voyager de la NASA explorando una turbulenta región del espacio conocida como la heliósfera, la capa exterior de la burbuja de partículas cargadas alrededor de nuestro sol.


Datos enviados desde la nave espacial Voyager 1 de la NASA indican que este explorador del espacio profundo se ha encontrado con una región en el espacio donde se ha incrementado rápidamente la intensidad de partículas cargadas provenientes del exterior del Sistema Solar. Los científicos de la Voyager dicen que esto nos lleva a una inevitable pero histórica conclusión : que el primer emisario de la humanidad enviado al espacio interestelar se encuentra en las fronteras de nuestro Sistema Solar

“Las leyes de la física dicen que algún día la Voyager se convertirá en el primer objeto hecho por el hombre que entra en el espacio interestelar, pero aún no sabemos con seguridad cuando llegará ese día”, dijo Ed Stone, científico del proyecto Voyager en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena. “Los datos más recientes indican que nos encontramos en una nueva región donde las cosas cambian rápidamente. Es muy emocionante. Nos acercamos a la frontera del Sistema Solar.

”Los datos hicieron un recorrido de 16 horas y 38 minutos (17mil 800 millones de kilómetros) desde la Voyager 1 hasta las antenas de la Red del Espacio Profundo de la NASA (Deep Space Network) en la Tierra. Dichos datos detallaron el número de partículas cargadas medidas por dos telescopios de Alta Energía a bordo de la nave espacial de 34 años de edad. Estas partículas cargadas fueron generadas cuando las estrellas en nuestro vecindario cósmico se convirtieron en supernovas.

Este marcado incremento es uno de los tres datos que se necesitan para que se indique el inicio de una nueva era en la exploración espacial. La segunda medición importante de los dos telescopios de la nave espacial es en cuanto a la intensidad de partículas energéticas generadas dentro de la heliósfera, la burbuja de partículas cargadas que el Sol sopla alrededor de sí mismo. Aunque se ha presentado una declinación lenta en las mediciones de estas partículas energéticas, aún no se han reducido de forma precipitada, lo cual se espera que ocurra cuando la Voyager atraviese los límites de la influencia solar.

El último conjunto de datos que los científicos creen que la Voyager revelará es un cambio en las mediciones de las líneas del campo magnético que rodean a la nave espacial. Mientras que la Voyager se mantiene dentro de la heliósfera, estas líneas del campo corren de este a oeste. Cuando se adentre en el espacio interestelar, el equipo espera que la Voyager detecte que las líneas del campo magnético se orienten más en una dirección norte-sur. Dicho análisis tomará semanas, y el equipo de la Voyager se encuentra revisando el último conjunto de datos.

Lanzadas en 1977, las Voyager 1 y 2 se encuentran en buen estado. La Voyager 2 se encuentra a más de 14 mil 700 millones de kilómetros de distancia del Sol. Ambas están operando como parte de la Misión Interestelar Voyager, una misión extendida para explorar el Sistema Solar a las afueras del vecindario de los planetas exteriores y más allá. Las Voyager son los objetos activos hechos por el hombre más distantes.

La nave gemela Voyager 1 y 2 continúan explorando en el espacio que nada de la Tierra ha volado antes. En el año 33 después de sus lanzamientos de 1977, cada una de ellas está mucho más lejos de la Tierra y del Sol que Plutón. Voyager 1 y 2 se encuentran ahora en la "heliopausa" - la capa más externa de la heliosfera, donde es más lento que el viento solar por la presión del gas interestelar. Ambas naves se sigue enviando la información científica acerca de sus alrededores a través de la Red del Espacio Profundo (DSN). La misión principal fue la exploración de Júpiter y Saturno. Después de hacer una serie de descubrimientos - como volcanes activos en la luna de Júpiter, y las complejidades de los anillos de Saturno - la misión se extendió. La Voyager 2 continuó para explorar Urano y Neptuno, y sigue siendo la única nave que ha visitado estos planetas exteriores. La misión de los aventureros en curso, la Misión Interestelar Voyager (VIM), explorará el borde más exterior de los dominios del Sol.

Fuentes: science.nasa.gov y /www.eluniversohoy.com