Leo hoy en Terra España lo siguiente:

Hasta hace algunos años el tradicional aguardiente de uva era consumido sólo por un grupo selecto de conocedores y perjudicado por producciones de muy baja calidad. Sin embargo, la campaña llevada adelante en los últimos tiempos por el gobierno y los productores del país andino cala cada vez más hondo en el sentir de los peruanos".

Creo que vale la pena comentar algo más sobre esto que ha estado ausente de los medios de comunicación de Chile. Agradezco los comentarios recibidos a mi post anterior, tanto desde Chile como de Perú. Puede ser de interés contarles algo sobre esta industria en Chile y algunas reflexiones.

En primer lugar, es un tema con muchas aristas. La primera que destacaría es la estructura productiva de la industria pisquera chilena. Tradicionalmente el mercado ha estado dominado por Capel y Control, que son cooperativas que controlan más del 80% del mercado interno. La verdad que este modo de organización ya es algo bastante peculiar en el mundo de hoy y estas cooperativas han logrado sobrevivir a varios esquemas políticos y económicos.

Que se organicen mediante cooperativas significa que los productores de uvas pisqueras (determinadas variedades) entregan su producción a las plantas de las cooperativas, quienes procesan la materia prima, destilan los aguardientes, los envasan y comercializan a través de distintas marcas. En teoría los productores son los dueños de las coooperativas y las utilidades se reparten mediante dividendos. Estas organizaciones tienen directorios y gerencias.

De acuerdo a lo que he observado, desde los años ochenta ha habido siempre una tensión entre el modelo de cooperativa y el de empresa. A mi modo de entender ambos corresponden a dos lógicas diferentes, pero increíblemente aquí en la zona el sistema ha demostrado tener buena salud. Sin embargo, hace pocos meses el sistema pisquero basado en coperativas sufrió una transformación que seguramente tendrá efectos en algunos años más: la cooperativa Control suscribió una especie de fusión o alianza con CCU, que:

"es una sociedad anónima abierta, cuyas acciones son transadas en los mercados bursátiles de Chile y en la Bolsa de Valores de Nueva York. Sus principales accionistas al 31 de enero de 2005 son: Inversiones y Rentas S. A. (61,6%) - Sociedad dividida en partes iguales entre Quiñenco S. A., Holding del grupo Luksic, y Heineken- Celfin (5%) y Banchile (2,7%); el resto de la propiedad corresponde a ADRs, inversionistas institucionales, y otros accionistas minoritarios".

Habrá que esperar como se resuelve esta curiosa alianza entre una cooperativa típica de algún momento de la historia del siglo XX y una empresa que más bien tiene que ver con la lógica de mercado del siglo XXI.

Importancia social

Este tema del pisco tiene interés, ya lo decíamos, por sus variadas aristas. Otra de ellas es el rol social que cumple la estructura de cooperativas en la Región de Coquimbo. Tanto Capel como Control agrupan a miles de pequeños productores de uva que cultivan sus tierras en los valles de Atacama, Elqui, Limarí y Choapa.

Por esa razón, el destino de la industria es sensible para la zona rural, pues muchas familias dependen de este sistema desde hace más de 50 años. De ahí la repercusión social de las decisiones sobre la industria en Chile.

Disputa sobre el origen

Otra arista tiene que ver con la tesis que manejan los productores chilenos para reivindicar su paternidad sobre el pisco: se argumenta que el nombre se tomó efectivamente del puerto peruano de Pisco.

Sin embargo, se afirma que el destilado que se producía en el Reino de Chile tomó el nombre del puerto peruano porque por allí se ingresaba ilegalmente el producto al Virreinato del Perú, con el fin de burlar los severos controles impositivos de la Corona española. El argumento es entonces que el pisco se produce desde hace 450 años en Chile y que el nombre se debe a esta singular costumbre de saltarse los impuestos durante la Colonia.

Mi visión

El declive del concepto de nación está muy unido al hecho de que tanto en sentido comercial como general, impera el deseo de internacionalización. Vivimos en una economía global. Hoy los mercados son más virtuales e internacionales que nacionales.

Si el Estado Nación es en la actualidad una simple unidad de medida, atribuir un producto a un determinado país está demás. A las generaciones de los mayores les importa la lealtad a los productos de su país. Es una expresión de patriotismo. A los jóvenes le da igual. Hoy se dice "Hecho por" Nokia, Alesi o Sony. Ya no importa en el mercado comercial el "Made in USA" o el Made in Chile". Lo que importa es quién hace algo y no dónde.

Mi parecer es que es una disputa un tanto estéril y revela no entender el mundo de hoy. el mezclar estas disputas con estos tintes de patriotismo no tiene proyección futura real.

Sin embargo, echo de menos una actitud más activa de la industria pisquera chilena, tanto en términos comunicacionales como en término nacionales e internacionales. ¿Por qué la industria local del pisco no busca unirse y conocerse con sus similares? Existe un mercado global que puede ser mejor aprovechado si Perú y Chile se unen en una estrategia común. Por qué no promover un diálogo entre los productores chilenos y peruanos. Invítense mutuamente a conocer los valles de Pisco y de Elqui en sus respectivos países. Conózcanse, comuníquense. es mi opinión.

Algunas noticias de los últimos días:

1.- La Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), con sede en Ginebra, denominó Pisco al licor de origen peruano. El licor lo obtienen los productores de la costa del sudeste peruano de la destilación del fermento del jugo de uva.LIMA (AP) — Según el diario El Comercio, ``el pisco fue inscrito como denominación de origen bajo el certificado N865 de esa entidad, perteneciente a la Organización de las Naciones Unidas’’.

2.- ¿"SUSPIRO LIMEÑO" CHILEÑO?

3.- Pisco rompe en medallas al aguardiente de Chile

4.- PISCO DE LA DISCORDIA

5.- Once países aceptan denominación de origen del Pisco

¿No encontró lo suficiente? Búsquelo en Google desde aquí:

Búsqueda personalizada