La Coctelera

Categoría: misceláneos

15 Abril 2014

Se sabe que la actividad laboral permite a la persona sentirse independiente. Casi todos trabajan para mantener a su familia económicamente. La gente siempre necesita  el dinero que cobra, por ello la gente siempre trabaja. Pero, ¿qué es el mercado laboral? Pues, es un conjunto de relaciones mercantiles entre empleadores y trabajadores, o sea, es un espacio económico donde convergen una oferta y una demanda. Son dos fuerzas que interactúan en el mercado del trabajo.


Podemos definir la oferta como cantidad negociada de los bienes o servicios que los vendedores (en nuestro caso trabajadores que ofrecen su mano de obra, conocimientos, habilidades etc.) ofrecen al mercado por un precio. La demanda, a su vez, es la solicitud de un producto o servicio. Hoy resulta bastante difícil encontrar empleo ya que las calificaciones que los trabajadores poseen no siempre son las mismas que los empleadores solicitan. Por ello, para localizar oportunidades para buscar trabajo en Valparaíso tienes que seguir unos pasos muy importantes que te ofrecemos en adelante.

1.   Verificar cuáles de las profesiones son importantes hoy. La verdad es que tienes que pensar no solamente en lo que te gustaría hacer en la vida, sino también de la demanda. Si esta profesión será necesaria en la sociedad donde vives. Al elegir la profesión demandada, podrás sostener a tu familia y convertirte en un profesional que siempre puede encontrar y cambiar de trabajo. Así, entre los perfiles profesionales que ganarán terreno laboral hallamos los siguientes: diseñadores de páginas web, administradores de empresas, ingenieros, especialistas en finanzas, traductores o intérpretes, key account manager, analistas de información sobre seguridad informática, organizadores de eventos y conferencias etc.

2.   Escribir un CV perfecto. Tienes que mencionar tu objetivo con relación al cargo al que postulas. Así tienes que cambiarlo si se trata de los cargos y empresas diferentes. Menciona tu educación, habilidades necesarias para este trabajo, experiencia laboral etc. Revisa tu currículum vítae otra vez para evitar errores gramaticales y ortográficos.

3.  Prepárate para una entrevista. Lee la información sobre esta compañía en Internet para hacer preguntas que te interesan durante la entrevista y mostrar tu motivación. Habla centrándote en lo que se te pregunta, no tengas miedo y, sin duda, tendrás éxito.

14 Septiembre 2013

Se le llama el "patógeno perfecto" por su rápida capacidad de multiplicación. Identificado por primera vez en la ciudad de Norwalk, Ohio, en 1968, toma de allí su nombre: norovirus o "virus Norwalk". Durante las últimas semanas ha afectado a casi 4.000 personas en Ovalle, una ciudad chilena de 108.000 habitantes.

Evolución de casos/día de gastroenteritis notificados en Ovalle. Fuente: Ministerio de Salud.


En días posteriores al 3 de septiembre, numerosos habitantes de Ovalle comenzaron a sufrir molestos síntomas: vómitos violentos, diarrea, dolor de cabeza, malestar general. Las consultas en centros de salud se multiplicaron de tal manera que colapsaron los establecimientos día y noche. Al principio algunas decenas de casos, luego cientos que se convirtieron en varios miles de  afectados. Se encendieron las alertas sanitarias y al principio se habló de una "intoxicación masiva".

El desconocimiento de la causa llevó a tejer toda clase de rumores que se propalaron en redes sociales generando desinformación, propalándose la psicosis colectiva a las ciudades de La Serena y Coquimbo pese a que aquí no se registraron casos notificados. Se habló, sin fundamentos, de cólera, arsénico y otras causas. El agua embotellada se agotó en los supermercados. Con el paso de los días se informó ya oficialmente que se trataría de un "norovirus".

En este caso se comprueba una vez más la importancia de la precisión del lenguaje y el pánico de la población cuando se enfrenta a situaciones desconocidas. Al comienzo se informó de un "brote epidémico", concepto bastante ambiguo y que abre paso a toda clase de interpretaciones. Probablemente no había otra forma de caracterizar la situación en ese momento porque las investigaciones estaban en pleno proceso. Sin embargo, al rotular luego la intoxicación masiva como "norovirus", al menos hubo un punto de referencia.

Recién en el año 2010, de alguna forma la palabra norovirus se incorporó en parte al léxico de  los chilenos. Esa vez, un masivo brote de gastroenteritis afectó a 30.000 habitantes de la ciudad de Antofagasta. El origen del brote fue una planta de tratamiento de aguas servidas que contaminó cultivos y también el agua de mar. Pese a ello, en Chile aún hay poca conciencia del norovirus en el ambiente, siendo que según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), el norovirus «es responsable de millones de infecciones cada año y es conocido por su habilidad para evadir el control». Añaden que «21 millones de personas enferman en EE.UU cada año a causa de este virus». El norovirus es el «Ferrari del mundo de los virus y uno de los más infecciosos», expresa al respecto el científico Ian Goodfellow.

Muchos brotes de gastroenteritis son causados por norovirus en sus diferentes variantes. Incluso se ha determinado que intoxicaciones sufridas por comensales en los restaurantes más famosos del mundo tienen ese origen. También es la causa más frecuente de brotes registrados en cruceros. En Chile incluso muchas veces se diagnostica erróneamente como "influenza estomacal" debido a que presenta síntomas similares.

Discrepancias sobre su origen

El caso de Ovalle motivó la apertura de un sumario sanitario en contra de la empresa Aguas del Valle, que abastece de este elemento a la ciudad, y cuyos resultados se conocerán en las próximas semanas. La sanitaria privada niega rotundamente su responsabilidad y descalifica el rigor técnico de las muestras tomadas por el Servicio de Salud, las cuales arrojaron una dramática caída en los niveles de cloración del agua potable domiciliaria en la red durante el inicio de la epidemia.

Las muestras analizadas por el Servicio de Salud se inician el día 3 de septiembre y es allí donde detectan baja cloración. Posteriormente, el Instituto de Salud Pública, ISP, tomó otras a partir del 5 de septiembre y en ellas no se advierte ese problema en el agua potable, que es el argumento para inculpar a la sanitaria. Ello ha dado pie para que a nivel de comunicación masiva se den versiones contradictorias sobre el origen del brote.

Lo que sí está plenamente confirmado es la presencia de norovirus en los afluentes que abastecen de agua a la ciudad. El informe del ISP corrobora que en la captación de agua ubicada en el sector de Los Peñones, se encontró que el curso del río presenta norovirus. A su vez, las muestras tomadas a personas afectadas confirmaron que padecían del mismo patógeno.

En la línea investigativa de las autoridades de salud la tesis que se maneja es que el río Limarí puede haber sufrido una contaminación por norovirus, cuya fuente probablemente sean aguas servidas que fueron a parar al cauce durante la realización de la fiesta religiosa del Niño Dios de Sotaquí celebrada el domingo 2 de septiembre, ocasión en que cerca de 30.000 personas llegaron a ese pueblo.

La contaminación del agua habría afectado más abajo a uno de los puntos de captación para el abastecimiento del agua potable de Ovalle, la que se traspasó a la red domiciliaria. Los datos y análisis del Servicio de Salud son aparentemente concordantes con labaja cloraciòn del agua domiciliaria que detectaron. No obstante, la empresa sanitaria ha sido pertinaz en descalificar la validez técnica de esas muestras. Su postura es congruente con una defensa de su servicio pues se expone a recibir multas y además probables demandas de los afectados.

Tips

-          Los norovirus son altamente contagiosos. Pueden ser transmitidos por el aire (estornudos o tos), agua, alimentos, verduras, mariscos, utensilios, baños.

-          Los síntomas son vómitos violentos, diarrea, fiebre, náuseas y dolor abdominal los cuales desaparecen entre 24 y 48 horas.

-          Las personas contagiadas portan el virus hasta 10 días después por lo que lo ideal es que no tengan contacto con otras personas durante una semana. Besos, estornudos, deposiciones fecales, vómitos e incluso por mano son vías frecuentes de propagación.

-          Algunos estudios indican que incluso el lavado de platos no elimina el virus de esos utensilios.

-          La gastroenteritis no es mortal. Los pacientes se recuperan, pero hay que cuidar de la deshidratación y poner cuidado en niños menores de 5 años y ancianos.

-          No existen medicamentos ni vacunas para contrarrestar el virus.

-          En EE.UU se calcula que por cada caso notificado existen otros 280 que no son conocidos por las autoridades de salud..

Qué son los norovirus

Los norovirus son uno de los grandes secretos a voces de la virología. En un número reciente de The Journal of Infectious Diseases, Aron Salón del Centro para el Control de Enfermedades declaró: "Los norovirus son quizás el patógeno humano perfecto".

Cada norovirus lleva apenas nueve genes codificadores de proteínas. A pesar de que la caja de herramientas genética es escasa, estos patógenos pueden romper las cerraduras de nuestras células y "hackear" nuestro propio ADN para hacer nuevos norovirus. Los detalles de esta invasión son incompletos, por desgracia, porque los científicos no han encontrado una buena manera de aislarlos en las células humanas en sus laboratorios. Ni siquiera está claro exactamente qué tipo de células nos  invaden una vez que alcanzan el intestino. Sin importar el tipo, ellos saben claramente cómo explotar sus anfitriones. Los norovirus vienen rugiendo de las células infectadas en gran número y luego se esparcen fuera del cuerpo.

Los norovirus son tan buenos en su propagación que es muy probable que en algún momento de su vida, usted ha tenido una infección. (Es posible que le hayan mal llamado "virus estomacal").

Sería muy bueno si sólo tuviésemos que preocuparnos de contraer norovirus una vez y luego quedar inmunizados de los mismos para el resto de nuestras vidas. Por desgracia, parece que sólo tenemos una breve protección, de tal vez unos pocos meses, y luego somos presa ellos de nuevo.

Una cepa modificada puede entonces barrer todo el mundo en tan sólo tres meses.

Cepa de Sidney, Australia

Una nueva cepa del norovirus provocó la mayoría de brotes de una enfermedad intestinal altamente contagiosa en Estados Unidos entre septiembre y diciembre pasados. En un estudio, los investigadores del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE.UU analizaron datos sobre las cepas de norovirus relacionadas con los brotes en EE. UU, y hallaron que 141 de los 266 brotes reportados en los últimos cuatro meses de 2012 fueron causados por la cepa GII.4 Sydney, la cual también ha afectado de manera virulenta a otras regiones del mundo

ACTUALIZACIÓN 22/10/2013

- Aguas del Valle es declarado culpable tras sumario sanitario por brote de norovirus en Ovalle

Por Mauricio Bertero. Se autoriza su reproducción. Se agradece mención del autor.

6 Agosto 2013

En una charla exclusiva, el sociólogo Castells analiza las formas que toman las relaciones entre desiguales, el papel de los movimientos sociales, la renuncia a la toma del poder a cambio del triunfo de las ideas, y el lugar que adquirió la Web para el nacimiento de redes que luego actúan en el terreno.


Los movimientos que van de Plaza Tharir al 15-M español, de Occupy Wall Street a los estudiantes chilenos, de las manifestaciones brasileñas a las ocurridas en Grecia y Portugal. Estas revueltas actúan ya sobre la superficie desplegada y en acelere permanente de las nuevas tecnologías para usufructuarlas y convertirlas en parte de lo que Castells denomina “redes de indignación y esperanza”, en un proceso de “autocomunicación de masas” ¿Qué tipo de contrapoder suponen estos movimientos? Castells los define como un actor fundamental pero no los termina de considerar políticos. O mejor: reserva el nombre de política para los movimientos que buscan tomar el poder. Los movimientos sociales entonces operan a otro nivel: transforman la capacidad perceptiva y cultural de la sociedad. De modo tal que perseveran sus ideas más allá de ellos mismos, cultivando lo que sería una sensibilidad (más que formas de producción y organización) de avanzada y poniendo en crisis a las instituciones del ciclo fordista anterior. En este esquema no puede dejar de notarse que estas irrupciones quedan confinadas a la esfera importante pero un tanto morosa y menos explosiva de la cultura (¡La lucha de clases queda viva sólo en China!). Castells propone una tipología: estos movimientos se inician en Internet y se conectan con la ciudad; emergen de una indignación espontánea y no tienen un programa homogéneo. En América Latina, dice, no están rotos los puentes entre movimientos e instituciones políticas y deja una clave: la investigación debe hacerse desde dentro y fuera de los movimientos. Tal vez sea un modo de investigar el impacto de los movimientos más allá de su pura energía para la innovación cultural.

"Este es mi café favorito en el mundo", exagera el sociólogo Manuel Castells antes de sentarse en La Biela en una fría mañana porteña. Vamos desayunando mientras los parroquianos, varios turistas, se toman fotos con los clones de Borges y Bioy, perpetuados en este bar recoleto. "¿Qué es una biela?", se preguntan algunos, confundidos frente a esas raras piezas mecánicas caladas en las sillas del lugar.

Confundidos y curiosos, como nosotros, que pretendemos exprimir en un desayuno al profesor Castells para que nos ayude a entender los vientos de transición que sacuden al mundo. Necesitaríamos meses. De charla y de lectura.

Recién llegado del agitado Brasil, anda a las corridas este español ciudadano del mundo. Por la tarde partirá a un congreso de Movimientos sociales en Montevideo y viene de recibir un Doctorado honoris Causa en la UNSAM, en una ceremonia que describe emotiva, repartiendo elogios para esa experiencia académica conurbana.

Compenetrado con la necesidad de entender y explicar las características de las sociedades contemporáneas, Castells arriesga lecturas sobre el presente, anclado en sus propias experiencias y estudios, con influencias de Alain Touraine o el marxismo althusseriano. A su amplio conocimiento de América latina, donde vivió y dejó títulos como "La lucha de clases en Chile", suma varios clásicos, entre ellos el tríptico La era de la información, textos que lo convierten en el teórico más citado en trabajos sobre tecnologías de la comunicación a nivel mundial. Ahora que los contrapoderes también se organizan en red, ausculta el nuevo escenario de los movimientos sociales. Redes de indignación y esperanza tituló su último libro. El es el esperanzado, qué duda cabe. Mientras avanza la charla, sobrevuela una impresión: Castells adelanta. ¿La realidad va detrás?

-Cuando hablamos del origen de su obra siempre hacemos referencia a todos esos exilios forzados por los que debió pasar. Huir del franquismo primero, de los coletazos del Mayo francés después, recalar en el Chile de Allende, ¿qué impacto tuvo en el perfil multicultural de su obra?


-Me marcó en dos sentidos. En términos de contenido aprendí que las relaciones de poder son fundamentales en toda sociedad. Quienes tienen el poder, organizan, institucionalizan nuestras vidas en función de sus intereses y valores. Al mismo tiempo, como agente que, afortunadamente, no acepta ese tipo de instituciones políticas, prácticas sociales y empresariales que no están en concordancia con sus deseos y aspiraciones, aprendí que siempre hay un contrapoder. Todo depende de cómo se jueguen esas relaciones de poder, que no se traducen sólo en el ámbito político o del Estado, sino que están en todos lados. Por eso las estudié en la ciudad, en la globalización, en la tecnología, en las identidades, y finalmente en los movimientos sociales, que para mí son el actor fundamental. Enfrenté a una dictadura como la franquista y recibí la obvia represión. Aprendí que si te enfrentas sufres. De muy joven tuve que huir de España para evitar la cárcel y la tortura, pero seguí tratando de impulsar cambios sociales en otros lugares, otras sociedades. Fui catalán, francés, chileno, brasileño. En Quebec, Canadá, participé del movimiento nacionalista y por lo tanto aprendí otras identidades hasta que finalmente, y ya por elección, debido a mi nicho ecológico que es la gran universidad de investigación anglosajona, acabé en Berkeley, donde pasé muchos años.

-Aquél inicio suyo coincide con lo que podríamos llamar los setentas (el Mayo francés, la buena salud del bloque socialista). En aquellos movimientos sociales, subyacía un factor ideológico que ha perdido presencia en los nuevos, ¿qué cambió?

-Es que los movimientos sociales no buscan tomar el poder. Nunca. Cuando lo intentan se vuelven movimientos político revolucionarios, que es otra cosa. El movimiento social busca cambios en las mentes de las personas y en las categorías culturales con las que la sociedad, normalmente, se piensa a sí misma. Desde ese punto de vista, todos los grandes cambios en Europa y en gran parte del mundo salieron de los movimientos sociales de los 60 en los Estados Unidos, y del Mayo francés, principalmente. Ecologismo, derechos de la mujer, ideas modernas de autogestión, independencia de los partidos políticos... es lo que vemos ahora. Nuestro enemigo en el Mayo francés era tanto el Partido Comunista Francés como el capitalismo. Lo que se hundió fue la izquierda tradicional. Pero lo que ocurrió en el Mayo francés, un típico movimiento social, fue que fracasó en lo que nunca se propuso, tomar el poder. Es un error interpretarlo en categorías tradicionales. No queríamos nada de eso.

-Si tomar el poder no es lo superlativo, ¿estos movimientos no terminan por diluirse o volverse funcionales a las verdaderas redes del poder?

-No, porque lo peor que puede hacer un movimiento social es transformarse en lo mismo que combate. Conquistar el poder para hacer más o menos lo mismo, como ocurre con la social democracia, sepulta la legitimidad del proyecto. Si llegar al poder quiere decir gestionar todo aquello contra lo que se lucha con un acento más de izquierda pues no estamos frente a un movimiento social. Eso es la izquierda política, que es muy importante, pero los cambios culturales implican otro proceso. En términos políticos, un año después del Mayo francés cayó De Gaulle, se tuvo que jubilar. Poco tiempo después cayó la derecha francesa, reemplazada por el socialismo, entonces, también se determinaron cambios políticos en Francia. Pero la idea de que si no se llega al poder se le hace el juego a los que están en el poder es histórica y empíricamente errónea. Todos los movimientos sociales terminan siendo o cooptados o destruidos. Nunca ganan como movimientos sociales. Lo que ganan son sus ideas. La cuestión es cuál es su productividad histórica una vez que desaparecen. ¿Desaparecen y ya, o desaparecen y germinan algunas de esas ideas que los movilizaron?

-Hubo movimientos sociales inspirados en el marxismo, cristalizados en la revolución rusa, desvirtuados con el stalinismo. Hay varios ejemplos como ese, pero lo que primaba eran las identidades fuertes, ideas y conceptos marcados y definidos, ahora parece todo más difuso...

-Sí, pero esa es la fuerza de estos movimientos. La revolución soviética fue un golpe de Estado, en el sentido que reemplazó un estado por otro aunque fuera totalmente distinto y funcionara con una lógica distinta. No nació de un movimiento social, y si nació, éste fue reemplazado y destruido por los bolcheviques, que era un grupo minoritario en el movimiento revolucionario antizarista. Luego el imaginario colectivo de América latina ignoró durante mucho tiempo la realidad de una de las experiencias totalitarias más crueles de la historia. El movimiento social había sido aplastado en esos meses de revolución y durante la guerra civil que siguió. Los marinos de Kronstadt, los campesinos revolucionarios de Makhno, esos eran verdaderos movimientos sociales a los que el régimen soviético se dedicó a liquidar ya desde Lenin. Después Stalin lo organizó científicamente. El movimiento social fue el movimiento obrero, que tuvo un impacto histórico e institucional muy importante expresado en grandes progresos y reformas sociales. Los derechos de los trabajadores, el derecho al voto, el estado de bienestar, lo convierten en un movimiento que dio grandes cambios sociales y políticos de la historia. El movimiento obrero era el movimiento social, pero no fue eso lo que germinó en la Unión Soviética.

-Entonces, ¿con qué podríamos identificar hoy el concepto de lucha de clases si es que cabe alguna equivalencia?

-Es un concepto que tuvo su papel histórico, pero que hoy simplemente no va con esta realidad. Las luchas sociales que hay ahora definitivamente no son luchas de clase. Aquí, en Europa, o en cualquier lugar. Para empezar son luchas por los derechos humanos. La palabra clave para todas estas luchas es dignidad. Se produce un efecto de indignación en defensa de la dignidad, una explosión espontánea de gente que se siente humillada constantemente por el sistema político. No es una lucha de clases, aunque se puede encontrar siempre un contenido en la reivindicación social, en la explotación o la pobreza. Absolutamente. No son construcciones mentales arbitrarias, salen de una experiencia de explotación y ahí sí se puede expresar que hay una estructura de clases en la sociedad, pero las luchas no son de clase en casi ninguna parte del mundo. La única lucha de clase, y esto resulta interesante y paradójico, se está dando en China. El año pasado hubo 10 mil revueltas en China. Se producen entre los campesinos expropiados de sus tierras, los residentes urbanos a quienes les destruyen sus barrios, los arrasan para hacer especulación inmobiliaria, y sobre todo, los jóvenes obreros explotados hasta la muerte en las grandes fábricas.

-Disputas que se derivan de las nuevas matrices laborales en la sociedad en red, que usted describe: ¿es necesario crear nuevas categorías para pensar sociológicamente este cambio?

-Hay que partir de la observación y buscar las categorías más simples. Por ejemplo, en todo el mundo estamos en un proceso de flexibilización laboral y de individualización de estas relaciones. Es un proceso de desocialización. Si la sociedad industrial tomó artesanos y campesinos y los integró a grandes organizaciones en las que materialmente se unificaban las condiciones de trabajo y por lo tanto se formaba una clase, ahora vemos que sucede lo contrario. Asistimos a la disolución de esas grandes concentraciones de trabajo y la formación de redes de trabajo, pequeñas y medianas empresas trabajando para grandes empresas que internamente están descentralizadas y en una red global con otras empresas. En ese mundo las relaciones de trabajo están cada vez más individualizadas. Los sindicatos siguen existiendo y seguirán siendo importantes por un tiempo, pero son organizaciones sociopolíticas, mucho más que organizaciones de defensa de los trabajadores en concreto, salvo en el sector público.

-¿Son organizaciones del pasado, anacrónicas?

-Como manera de organización son formas del pasado. Como fuerza sociopolítica, en algunos países no. Aquí en la Argentina no se puede gestionar nada sin acordar con los sindicatos. Pero también aquí la mitad de la fuerza de trabajo está en la informalidad, y de los empleados formales, la mitad está en el sector público. O sea que la famosa clase obrera del sector privado, representa un mínimo de la fuerza de trabajo.

-La política tradicional parece ajena a este escenario. ¿Quiénes se benefician con este cambio, quiénes lo entendieron o lo fomentan para montar sus estructuras de poder? Yo hablaría del poder financiero, pero también hay redes de poder a diferentes escalas...

-Pregúntele a los brasileños. Lo que está pasando en Brasil es que sus políticos se ven desconcertados al no entender lo que pasa. Porque esto es espontáneo. Y si es espontáneo, ¿dónde están los enemigos?, ¿quiénes son? ¿Cómo se detiene a una red?

Pero vuelvo a su pregunta, quiénes son los que han constituido redes. Efectivamente la red más potente es la de los mercados financieros globales y las instituciones financieras que los manejan. Porque no son solamente mercados.

-¿Esa es la punta de la pirámide de poder hoy?

-Sí y no. Sí, mientras todo es normal. Pero cuando todos se hunden como en el 2008, lo que cuenta es el Estado.

-Bueno, siempre que el Estado sea funcional a ellos...

-Exacto. El poder en última instancia para que ellos sobrevivan implica que el Estado tenga el poder de capturar los impuestos de los ciudadanos y dárselos al sistema financiero. Pero la clave es que el poder está en redes, cada una de esas redes funciona, luego hay jerarquías en esas redes, pero la jerarquía general depende de los momentos. En los últimos 20 años ha sido el sistema financiero. En este momento el sistema financiero para reajustarse o reestructurarse depende de decisiones de los estados. Estados que también funcionan en red, porque no hay ningún estado soberano en este momento. Funcionan en términos de acuerdos, o en casos como la Unión Europea, todo el Estado es estado red, porque las decisiones se toman en la Unión Europea y los estados nación ya no son representantes de la nación si no que son nodos de una red en la que cada uno defiende sus intereses. Por tanto tenemos redes financieras, redes de estados, redes tecnológicas científicas, que son muy importantes. Y dentro de esas redes hay jerarquías distintas en función de la importancia de cada nodo. Los partidos políticos son los que no están en red. Están listados en cada sistema nacional intentando mediar la relación entre ese mundo de poder real en las redes y la ciudadanía. Como no lo hacen, han acabado por convertirse en un fin en sí mismos. Su desprestigio se relaciona con el hecho de que se han convertido en sistemas de poder para sí mismos. Luego negocian con el poder real. Pero para empezar ellos son sus intereses y no los que se supone que representan. Y por ello la última red que se viene construyendo de manera espontánea desde hace unos 5 años es la red de los movimientos sociales que nacen en Internet, se expresan en el espacio público, a veces en las instituciones como en Italia, y que están articulados a nivel mundial.

-¿Y qué peso tienen estas redes de movimientos sociales, redes ciudadanas, en la lucha de poder? ¿Pueden interferir, desprogramar o reprogramar aquéllas otras redes que sí ostentan el poder?

-De momento están cambiando la forma del movimiento social, son movimientos sociales no políticos, porque si fueran políticos no existirían. La mayor parte de la gente que participa de ellos no se fía de los partidos y no quieren líderes. ¿Qué no hacen nada? Sí, consiguen pequeñas victorias. En Brasil era necesario subir el precio del transporte, hoy han cancelado esa suba. Es una victoria reivindicativa que constituye la idea de que los ciudadanos pueden intervenir. En España se logró cancelar la ley de Hipotecas, una ley inicua. Pero el efecto es mucho más lento e intersticial en términos del cambio de mentalidad.

-¿Cómo funciona ese cambio?

-Hablábamos de lucha de clases. En los Estados Unidos, una sociedad que desde hace tiempo no se piensa en estructura de clase, como sociedad desigual, un lugar en el que cada uno si trabaja tiene sus oportunidades. Bueno, esto ha cambiado. He estudiado el movimiento Occupy Wall Street, tengo un mapa, desde septiembre de 2011 a marzo de 2012 se ocuparon más de mil ciudades en Estados Unidos. Con movimientos continuos de debate en Internet y fuera de Internet. De allí ha surgido la idea general del 99 por ciento contra el 1 por ciento. De repente, se dieron cuente de que el 1 por ciento de la población controla el 25 por ciento de la riqueza. Nosotros lo sabíamos, pero para ellos es un choque cultural, y lo importante es que lo sepan las personas y cómo esto se traduce. Por primera vez en 35 años salió una encuesta que preguntaba por los conflictos más importantes en la sociedad. Hoy, la mayoría de los estadounidenses piensa que el conflicto más agudo, el más importante, es entre pobres y ricos.

-O sea lucha de clases...

-(risas) No lo viven como una lucha de clases, pero sí como un reflejo de la desigualdad. Y ese es un cambio cultural fundamental. Pero la mediación política no puede reflejar estos cambios, porque está construida en base a los intereses de las redes de poder dominantes. Por lo tanto es un largo proceso de cambio.

-La hegemonía que tan bien mostró Gramsci...

-Exactamente. Eso es.

-En España, por ejemplo, la frustración del republicanismo todavía es un escollo para crear cualquier alternativa, el peso del franquismo todavía es palpable, en otros lugares lo ha sido la tergiversación de la inspiración marxista. Y estos nuevos casos, como Syriza en Grecia, o Cinco Estrellas en Italia, de fracasar, corren el riesgo de sepultar a estos movimientos incipientes que se replican en el mundo...

-La situación actual en España no tiene nada que ver con la de la Guerra Civil. Hay otro tipo de republicanismo, sobre todo en Cataluña, que es independentista. Pero en el resto de España lo que sí está ocurriendo es que la monarquía cae, principalmente por la ineptitud del rey. Los movimientos sociales en España son espontáneos y claramente anti partidos políticos, aunque ahora haya algunas experiencias de crear partidos ligados al movimiento para participar de las elecciones pero todo es muy incipiente todavía. Fundamentalmente, son formas de aprendizaje de una nueva política. Para ellos lo importante no es el producto sino el proceso. Porque el cambio es mental y es a largo plazo. Y lo que saben, es lo que rechazan.

-Vamos lento porque vamos lejos, dicen...

-Eso es. Y cuáles son los efectos políticos inmediatos: la deslegitimación total del sistema político. Si en estos momentos en las encuestas nos olvidamos de porcentajes y sumamos ciudadanos, el Partido Popular, con mayoría absoluta en el Parlamento, tiene el 13 por ciento del voto directo. Y los socialistas 11. O sea que el 76 por ciento de la gente o no vota, o elige una alternativa distinta a los dos grandes partidos que controlan el conjunto del país. Para intentar entender el proceso de cambio en profundidad necesitamos nuevas formas de medida, otra forma de contar la productividad social de un movimiento, que no son los cambios institucionales ni electorales. Para ellos las instituciones no los representan. No critican la democracia parlamentaria, pero sostienen que ha sido usurpada por partidos que juegan a su propio poder y no les interesa la representación ciudadana. Esto es unánime incluso en Estados Unidos, y en Francia, cuya alternativa de votar socialismo se ha hundido en seis meses.

-¿Qué puede salir de todo esto?

-Distintas cosas. Pueden ser movimientos de extrema derecha. Vemos lo que pasa con Le Pen en Francia. En Escandinavia, empieza a haber movimientos nacionalistas francamente de derecha. Lo único seguro es que los sistemas institucionales establecidos en los últimos 30 años están en crisis total. Los movimientos, de momento, han provocado una crisis de esas instituciones. Su reconstrucción, ligada a la realidad de las nuevas sociedades, en las que por ejemplo la capacidad de autoorganización y debate en la red es fundamental, es un proceso.

-¿Podemos decir entonces que el gran objetivo de estos movimientos es volver representativa de verdad a esta democracia que tan poco representativa?

-Es justamente eso. Son movimientos absolutamente diversos que crecen en culturas y contextos diferentes. Pero tienen tres rasgos comunes. Se inician por Internet, viven siempre en la red y desde allí van y vienen al espacio urbano, son rizomáticos. Segundo, parten de una indignación espontánea, y ante todo defienden su dignidad. Y tercero: en cuestión de objetivos programáticos, tienen tantos programas que no tienen ninguno. No hay un objetivo ni una ideología común, pero como usted dice muy bien, en todos los casos el tema central es la democracia. Son movimientos por la democracia. En España empezó con el movimiento Democracia Real Ya. Ellos hicieron el primer manifiesto. Y propugnan la construcción de un nuevo sistema de representación de las voces de los ciudadanos, son movimientos pro democracia pero de una democracia en cuya búsqueda están. No tienen un modelo definido, pero buscan formas que no son las actuales.

-En América latina los movimientos sociales no replican las características que vemos en Europa, quizá con la excepción de lo que vemos en México con el Yosoy132, o ahora en Brasil..., pero aquí, en la Argentina, los canales de discusión siguen perteneciéndoles a los partidos políticos o a instituciones tradicionales como los medios... ¿A qué lo atribuye?

-Podemos hablar de Chile, allí el movimiento estudiantil es mucho más que estudiantil, y están apoyados por la gran mayoría de la población. Y aunque su dirigente más popular, Camila Vallejo, sea del partido Comunista y otros hayan sido cooptados por las candidaturas socialistas, el movimiento como tal no es un movimiento aliado a los partidos políticos. Camila Vallejo puede ser dirigente porque en el movimiento no se comporta como el partido de vanguardia, es suficientemente inteligente para no hacerlo, porque si no, desaparecería como líder. El movimiento chileno pone en jaque a los partidos tradicionales y, en realidad, la futura presidenta Bachelet está apoyando ese movimiento porque sabe que es su única posibilidad de mantener un contrapoder a los partidos políticos chilenos de la concertación, que son la clase política tradicional, burocrática e incapaz de entender la nueva política. Usted va a ver cada vez más una conexión entre liderazgos fuertes a nivel presidencial y movimientos sociales alternativos que no entran a través de los partidos tradicionales. Esa puede ser la conexión con el sistema político.

-¿En América latina?

-Sí, aquí.

-Porque en Europa el ninguneo a los movimientos es absoluto...

-Claro, no hay nada. Y a la inversa. Los movimientos sociales desconocen al sistema político. Pero aquí en Latinoamérica hay puentes. En México Yosoy132 trabajó por la candidatura de Manuel López Obrador pero como reacción a la manipulación sistemática de las elecciones en México. No son del PRD ni mucho menos, pero tienen alguna clase de relación. En Chile, no están ligados a los partidos pero veo que a través de la conciencia que Michelle Bachelet tiene de esto, se va a establecer una relación muy directa. Estos movimientos han sido decisivos para acabar rápidamente con el gobierno de la derecha en Chile.

-Pero no pueden acceder al poder sin liderazgos...

-Al poder político institucional no. Pero como no quieren el poder político sino cambiar las mentes, diría que sólo sin liderazgos se pueden cambiar las mentes. Ahora, en la Argentina hay un problema teórico. Aquí todo el mundo es peronista.

-Eso lo decía Perón, supongo que con algún interés propio...

-El Estado, los movimientos, se mueve todo en una galaxia en la que todo el mundo es peronista. Y los que no lo son, se construyen paraísos artificiales, pero tampoco llegan al poder, de ninguna manera. Los movimientos en la Argentina solamente empezarán a darse a partir de esa ruptura. Si el peronismo ha logrado crear la imagen de que todo lo que se le opone es de derecha, entonces, lo que se le opone, es de derecha. Allí hay un problema. Pero cuidado, es cierto que hoy no vemos estos movimientos en la Argentina, pero tampoco los veíamos en Brasil hace un mes. Y esa es la cuestión. Estos movimientos son rizomáticos y explotan cuando explotan. Entonces, ahí se juega la capacidad de los políticos de aprender, flexibilizarse y reformar, o no. Pero cualquier violencia mata al movimiento, con violencia no se cambian las mentes.

-¿La opción ha dejado de ser resignación o radicalización?

-Yo creo sí. En España, claramente no hay resignación y tampoco radicalización en términos de la forma de acción, en términos de violencia. Me contaban que en Brasil, en el momento de mayor tensión frente a la alcaldía de San Pablo, hubo gente que empezó a hacer actos violentos y el movimiento los rodeó con el grito no a la violencia, no a la violencia. Igual que en España. Siempre hay violentos, pero el movimiento es consciente de que si entra en esa dinámica, pierde legitimidad.

-Pero serán conscientes de que si disputan el poder real, a cambio recibirán violencia.

-Ah, claro. Pero no significa que vayan a contestar con violencia. No es lo mismo. Hay un profundo sentimiento gandhiano en estos movimientos. Yo estuve en la plaza de Catalunya el 27 de mayo, frente a las cargas de la policía para desalojarlos con sus carros. Eran filas de gente sentada, sin moverse, y la policía machacando. Hubo 147 heridos. Pero cuando caía una fila venía la siguiente y se quedaban aunque les pegaran. Gandhi absoluto.

-Honestamente, veo difícil que eso ocurra en nuestra América latina.

-Yo estuve en Porto Alegre la semana pasada, unos días antes de que empezara la protesta (yo no tuve nada que ver) dando una conferencia sobre esto y una de las cosas que tenían bien en claro es que actuar con violencia autodestruiría los movimientos sociales. Es muy difícil, porque el sistema siempre intentará que haya violencia. La mejor arma para reprimir un movimiento social es provocar la violencia.

-El urbanismo y la sociología de la comunicación, ninguneados en los últimos cincuenta años por la política, encuentran en estos movimientos una manera de trascender las fronteras del mundo académico, ¿qué pasó para que los tomaran como banderas?

-Es cierto. El espacio público urbano es fundamental, porque es donde estos movimientos se articulan de forma visible en la sociedad. Nacen y viven en Internet, pero para encontrarse con la sociedad tienen que salir al espacio público. Pueden plantarse en una plaza y alguien, para ser del movimiento, le bastará con estar allí, aunque sea unos minutos. Los debates que se dan allí son fundamentales para la reconstrucción de la democracia. Como usted decía bien, el confrontar al sistema tiene costos importantes, y esto da miedo, y el miedo sólo se supera estando juntos, o juntas, como dicen en España. Los movimientos siempre hablan en femenino. Nos van a pegar, pero ya no es lo mismo estando juntos. En términos de las formas de expresión el espacio urbano es fundamental. En relación a las reivindicaciones y los orígenes, recuerde que a diferencia de América Latina, en Europa y Estados Unidos el contexto es la crisis financiera con todas sus repercusiones económicas sobre el empleo, etc. Pero esa crisis es una crisis inmobiliaria, una crisis del modelo especulativo de urbanización refrendado por las entidades financieras y que ha servido de base para la acumulación de capital virtual utilizando los activos inmobiliarios inflados hasta el desplome de la burbuja. A nivel del origen de la crisis, la especulación inmobiliaria está en el centro, y a nivel de la gestión de la vida cotidiana de las personas que son las ciudades los grupos de presión inmobiliarios son muy importantes. Todos los municipios están dominados por intereses inmobiliarios. Es la industria más potente del mundo en términos de su capacidad de acumular o destruir capital y su capacidad de penetrar las instituciones a nivel local, que es donde vive la gente.

-En la sociedad red, es un nodo muy importante en términos de poder...

-Absolutamente.

-¿Y esa es la razón porque la mayoría de las ciudades mientras crecen acentúan sus contradicciones?

-Sí. Vivimos en un planeta que en su mayor parte ya está urbanizado. De aquí a 25 años será urbanizado al 65 por ciento y a mediados de siglo lo será un 80 por ciento. El resto serán apéndices rurales bajo influencia urbana. Es decir, hemos urbanizado el planeta. Y en esa urbanización, cuanto más crecimiento económico puramente desarrollista, como se da hoy en América latina, peores condiciones de vida. Las formas de vida en las ciudades se están deteriorando masivamente. En términos de medio ambiente, pero también en transporte. No es casualidad que la protesta en Brasil empezara por aquí. No es sólo la tarifa, son las cuatro horas por día que la gente tiene que pasar viajando. Buenos Aires no es mejor en ese aspecto. Las formas de organización del transporte no tienen ningún sentido. El único sentido que tienen es que tratan de adaptarse a una organización especulativa del suelo urbano que depende de los intereses inmobiliarios no de los intereses de la ciudad. Es decir que el planeamiento urbano no existe, lo que existe es la supeditación a los intereses de inmobiliarias, de fabricantes de automóviles, etc. El gran gobierno revolucionario del PT en Brasil subvenciona la compra de automóviles para solucionar el problema del transporte. Vivir en las grandes ciudades se convierte cada vez más en un infierno del que la gente intenta escapar por consumo individual, pero estas condiciones colectivas no se arreglan de manera individual.

-Usted habla de este fenómeno, de la metropolización, ¿qué clase de ciudadanos crecen en estos contextos, en el sentido de su actividad política y social? ¿Acelera la ruptura del tejido social?

-El tejido social de convivencia física en el espacio está roto. Hay aislamiento. De hecho, las grandes metrópolis de nuestro tiempo no son la ciudad, Buenos Aires no es la ciudad de Buenos Aires, son muchas ciudades, más o menos conectadas. La gente vive en sus pequeños espacios, no vive en Buenos Aires. Vive en sus barrios y en sus lugares de trabajo. Van de uno a otro y luego tienen la televisión. Eso le pasa a la mayoría de la gente. Los hermosos espacios urbanos que tiene el centro de Buenos Aires quedan para la elite, los turistas y las personas que trabajan allí. Pero eso no es la ciudad real. Sabemos que el tejido social en el espacio se ha roto pero se ha recompuesto en Internet, donde hay una sociabilidad real y verdaderamente importante.

-¿Internet puede volver a crear ciudadanos político sociales?

-La prueba está en que los movimientos sociales nacen en Internet. Se crean ciudadanos en todo lugar de agregación libre. Y como el único lugar de agregación libre que nos queda es Internet, pues allí están. Pero en cuanto pueden salir a la calle y crear espacios físicos urbanos en los que se tocan los unos a los otros lo hacen, porque somos humanos y el tocarnos es fundamental.

-Eso es negar de plano la famosa fragmentación que promovería Internet...

-Ese es mi problema con los medios de comunicación. Los periodistas, salvo honrosas excepciones como la suya, no leen a los académicos. Todos hablan de Internet como si ya supieran todo por lo que hacen sus hijos o nietos. Existen en el mundo más de 60 institutos de investigación dedicados al estudio empírico de las relacione entre Internet, la cultura, la economía, la sociedad, etc. Por lo tanto, hay muchas cosas que ya sabemos, con datos duros. Una de esas cosas es que Internet en lugar de disminuir la sociabilidad la aumenta, en lugar de alienar contribuye a desalienar, en lugar de deprimir contribuye a manejar mejor la depresión y el stress. Por una razón muy sencilla: un sistema de comunicación libre e interactivo agrupa a la gente. Cuanto más usamos Internet, más sociabilidad física tenemos.

-¿Cómo evalúa usted el nivel de riesgo de que Internet deje de ser libre, de que esté más controlada?

-Internet está absolutamente vigilada. Pero no está controlada, en el sentido de que no se puede interrumpir el mensaje. Se puede detectar y reprimir al mensajero. Si uno es el mensajero, es un problema, pero si uno es el mensaje, sigue. En Turquía en este momento están deteniendo a personas a través de sus cuentas de Twitter. Les dan una paliza, los meten en la cárcel, pero el mensaje continúa. Hay control, sí, pero la cantidad de interacción que hay en Internet es tal que resulta muy difícil incluso en los sistemas totalitarios llegar a controlar Internet. Sólo se puede controlarla desconectándola. Pero Internet ya es como la electricidad, todo depende de las redes informáticas de comunicación, y en particular de Internet. Por lo tanto, desconectar Internet físicamente es prácticamente imposible. Egipto lo intentó, pero al cabo de cuatro días lo tuvieron que reestablecer porque nada funcionaba. El control de Internet es muy difícil. Ya los creadores de Internet diseñaron unos protocolos que hacen muy difícil dividir Internet en sectores que sí y sectores que no. Siempre hay formas de conexión y luego hay una comunidad de hackers e internautas, que suman millones de militantes, que están constantemente ayudando y acudiendo en socorro de cualquier amenaza a Internet. Pero es una lucha constante.

-¿Cuánto favorecen o facilitan esta vigilancia las grandes compañías del sector, como Facebook, Twitter o Google?

-No favorecen la vigilancia pero tampoco se resisten. Cuando se ven presionados entregan los datos. Ya hemos visto que lo han hecho. Pero a la vez favorecen el mantenimiento de la libre circulación en Internet. Y luchan por ello pues su negocio es que haya mucho más tráfico, no menos. Viven de vender comunicación libre.

-Su obra toda es una apuesta al cambio social. ¿Trabaja siempre pensando en la acción, en llevar al territorio sus trabajos académicos? Y si es así: ¿cómo le gustaría, una vez que pase este momento de confusión, de transición sociopolítica, que sus ideas se vieran reflejadas?

-Siempre he mantenido esa tensión entre el deseo de contribuir al cambio social y la investigación. Pero con distintas intensidades en mi vida, y no es una cuestión de edad, sino que en la primera parte de mi carrera lo más importante era el cambio social. Después, en la medida en que por mi experiencia vi que la mayoría de los agentes políticos no eran agentes de cambio social, me distancié de la política como tal, aunque nunca fui un militante en le sentido estricto estuve muy cerca del PSOE en España. Cuando me distancié, la investigación, que siempre había sido central en mi vida, pasó a ocupar un lugar absolutamente predominante. El cambio social no era mi pasión, sino mi deber, mi deber moral frente a la sociedad para no quedarme encerrado solo como un investigador. Soy feliz escribiendo, investigando, enseñando, eso es el centro de mi vida. Y en la investigación, cuanto más ligada al cambio social está, más importante es que sea rigurosa y no ideológica.

Hacia el futuro yo estoy intentando entender realmente cuál es este proceso de transición histórica hacia nuevas formas de civilidad y de construcción de la coexistencia entre los humanos, algo que veo en peligro. Yo no quería escribir el libro que acabo de publicar sobre Redes de indignación y esperanza. Era muy pronto para sacar conclusiones, apenas estaba observando lo que pasaba. Pero fue la presión del movimiento mismo para que hubiera una primera cosa, y resultó ser el libro que más rápido escribí en mi vida, apenas 7 meses. Voy a seguir en esto, pero a la vez llevo tres tipos de investigación empírica. Una, sobre la crisis, que aquí en la Argentina no la notan, también trabajo sobre las formas de economía alternativa que están surgiendo en Europa, que es básicamente la economía de la solidaridad, y estoy trabajando en ver cómo estos movimientos, que ya estoy convencido son el patrón de movimientos sociales de nuestro siglo, llegan o no a producir cambios institucionales y de políticas sociales y económicas que afecten de manera positiva la vida de la gente. Esto no lo podemos inventar, ninguna teoría lo puede solucionar, es mirando estos movimientos que aprenderemos. Por qué las cosas fueron mejor en Túnez que en Egipto, por qué el sistema brasileño parece reaccionar de manera diferente, porque de repente la presidenta de Brasil dice estar de acuerdo con algunos de sus reclamos mientras que en Turquía los van a ametrallar. La relación entre movimientos y cambio institucional requiere una investigación cuidadosa desde dentro y fuera del movimiento. En eso estoy.

Fuente: Horacio Bilbao en Revista Eñe, agosto 2013, Argentina.

21 Abril 2013

"Hace ya su buen tiempo que algunos teóricos autodesignados se empecinan en producir un discurso paralelo a la creación literaria, no para tratar de pensar la literatura, sino para competir con ella..."


Uno de los signos evidentes del empobrecimiento de la literatura de creación es el auge de lo que podríamos llamar "la teoritis aguditis". En el campo de los estudios especializados hay un puñado de teóricos de gran nivel y cientos de pseudoteóricos. Roland Barthes, uno de los que valen, hablaba de los "efectos de realidad" en la narrativa. Son aquellos detalles triviales, sacados de la experiencia diaria, que el narrador incluye para que el lector tenga la ilusión de que el mundo real palpita en el texto. Siguiendo a Barthes, también se podría hablar de los "efectos de teoricidad". Es decir, del uso de cierta jerga técnica y de formulaciones herméticas que quieren dar la ilusión de profundidad y que después de algunos meses ni siquiera el autor las entiende.

Hace ya su buen tiempo que algunos teóricos autodesignados se empecinan en producir un discurso paralelo a la creación literaria, no para tratar de pensar la literatura, sino para competir con ella. En muchas universidades el discurso teorizante ha llegado a substituir a los poemas, cuentos o novelas, como si la finalidad de la literatura fuera estar al servicio de las teorías. Ahora bien, extrapolada a la enseñanza media, esta actitud es preocupante. No creo que un alumno secundario, al cual se le pide que describa los actantes, la bivocalidad y los cronotopos en una determinada obra se vaya a sentir muy estimulado a persistir en la lectura. El objetivo de las clases de literatura en la educación secundaria no es producir ni teóricos ni expertos en letras, sino clara y simplemente despertar en los estudiantes el amor a los libros, para ampliar y enriquecer su lenguaje, su imaginación y su visión del mundo, sin perjuicio de que el profesor emplee, juiciosamente, algunos métodos de análisis elemental.

Un gran teórico nuestro, Félix Martínez Bonati, dice: "El modelo científico del conocimiento no puede aplicarse a los estudios humanísticos sino limitadamente". El culto ciego a las ciencias, a la lingüística, e incluso a las matemáticas como paradigmas, ha redundado en que los estudios literarios se fueran alejando cada vez más de una perspectiva humanista de la cultura. Esa perspectiva está presente en ensayos como los de Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Joseph Brodsky o J. M. Coetzee, escritos en una prosa inteligente, rigurosa, ágil e imaginativa. Solo que para escribir ensayos se necesita verdadero talento, del cual carecen muchos fabricantes de "papers", redactados en una prosa deplorable y llenos de obviedades encubiertas con tecnicismos y jerigonzas. Nadie puede estar en contra del rigor en los estudios literarios ni ignorar que hay trabajos inevitablemente difíciles, dada la complejidad del objeto estudiado, pero cosa muy distinta es la proliferación de textos gratuitamente ilegibles y que no aportan nada al conocimiento de la literatura.

En una carta al médico suizo Medard Boss, un amigo suyo opina lo siguiente sobre los Escritos del psiquiatra Jacques Lacan, uno de los teóricos más citados: "Sin duda habrá recibido también el mamotreto de Lacan. Personalmente, hasta ahora no pude obtener nada en absoluto de este obviamente extraño texto". Y agrega después: "Me parece que el psiquiatra necesita un psiquiatra". El amigo de Boss era el filósofo Martin Heidegger. Y en una entrevista realizada en el Laboratorio de Antropología Social de París, Edmundo Magaña le pregunta a Claude Lévy-Strauss: "¿Qué piensa usted de las contribuciones de Derrida?". A lo que el padre del estructuralismo responde: "No lo comprendo. Su manera de escribir y su manera de pensar me son extrañas". Heidegger y Lévy-Strauss, ¿con problemas de comprensión de lectura?

Yo no sería tan severo con Lacan y Derrida, eso sí, porque una vez que uno descifra algunos fragmentos crípticos, en sus trabajos hay propuestas muy originales para el desarrollo del pensamiento posmoderno y para el examen de textos. Pero que sus libros están plagados de hermetismos innecesarios, lo están. No por nada Tomás Segovia, el mismísimo traductor de Lacan al español, me dijo hace unos años: "No sé por qué este caballero no escribirá más claro".

"Gris, querido amigo, es toda teoría, y verde el árbol dorado de la vida", dice Goethe en el Fausto , por boca de Mefistófeles. El problema es que en estos últimos años y en muchas disciplinas, la teoría ha pasado del gris al castaño oscuro.

Fuente: Oscar Hahn en Artes y Letras, El Mercurio http://www.elmercurio.com

12 Agosto 2012

Siempre me he preguntado ¿de dónde viene esa bronca de los chilenos contra los árboles? No tengo la respuesta, pero intuyo que es una mezcla de falta de conciencia heredada con ignorancia. Todos hemos sido testigos desde tiempos pretéritos que los árboles nuevos en nuestras ciudades poco duran. Basta que se planten en nuestras calles para que luego aquellos anónimos los quiebren y destruyan, y muchos vecinos los dejen morir por falta de cuidado. La Serena, la ciudad donde vivo podría ser un ejemplo de arbolado urbano, casi como Mendoza u otras ciudades argentinas (en la foto), pero es triste mirar sus calles cementadas y el estado de sus parques.  Por eso hay dos acciones que quiero destacar. La primera, es el blog Arboricultura Urbana de Santiago del Pozo, quien impulsa una iniciativa personal que merece ser apoyada: lograr una Ley del Árbol Urbano. La segunda, es esta columna de Cristián Warnken que les presento a continuación y que con mayor estilo que yo aborda esa conducta casi visceral de los chilenos frente a nuestro entorno natural.


En Chile existe un odio atávico, incomprensible, al árbol. La tala indiscriminada, la quema, el abandono, la indiferencia de sus habitantes por los árboles no tienen parangón en la Tierra. Qué paradójico: Chile es pródigo en bosques milenarios únicos, de árboles de hoja perenne, y, sin embargo, ni los habitantes ni las autoridades tienen conciencia del valor sagrado de sus quillayes, ñirres, peumos y araucarias. Cerca de mi casa, en la esquina de Américo Vespucio con Francisco de Aguirre, hay una araucaria abandonada entre torres que se alzan sobre las ruinas de las casas. Siempre al pasar junto a ella me detengo, la venero en silencio y al ver su perfil recortándose sobre el cerro Manquehue, pienso que ella fue seguramente la "majestad" de estos parajes.

En nuestros campos es frecuente que se les ordene a los peones arrancar árboles que "molestan", como si fueran maleza o mala hierba. Y abundan los pirómanos que disfrutan provocando todos los veranos incendios con distintos móviles, pero al final alimentados por el odio atávico al árbol. Es más frecuente ver a funcionarios municipales "disfrutando" de la tala de árboles que a funcionarios municipales plantando árboles. Siempre hay una excusa para arrancarlos, nunca una razón para plantarlos. "Los árboles son santuarios. Quienquiera que sepa escucharlos experimenta la verdad", dijo Herman Hesse. En su reflexión, Hesse apunta a una dimensión hoy olvidada: la de lo sagrado, lo numinoso, lo que no puede ser cuantificado ni medido. El árbol se resiste con todo su ser a ser convertido en mera cifra, en chip , y se yergue, orgulloso de tener las raíces en la tierra profunda y de alzar su copa al cielo. Nosotros debiéramos aprender de ellos la relación con la tierra, con las raíces, con el humus de donde venimos y también con el cielo. Cada árbol que talas es una escalera al cielo que derribas.

El hombre ha venerado al árbol desde siempre, convirtiéndolo en todas las culturas en símbolo axial. Ahí están el Árbol de la Vida, el Árbol del Conocimiento, el Árbol Universal, el Árbol de la Iluminación del budismo. En cualquier villorrio o aldea en los orígenes de la civilización existía una arboleda sagrada, intocable, lugar de peregrinación, de retiro y de sanación. Ni siquiera las tropas invasoras las destruían: podían arrasar las ciudades enemigas, pero jamás sus bosques sagrados.

En Chile hacemos lo contrario: lo primero que sacrificamos son nuestros árboles, víctimas propiciatorias y sacrificiales en el altar de nuestra pasmosa ignorancia e insensibilidad. ¿De dónde nos vendrá nuestro desprecio, nuestro "ninguneo" del árbol? Elicura Chihuailaf, poeta mapuche, al referirse al bosque, habla de "la taberna sagrada". Pero, ¿fue la cultura mapuche una cultura embriagada por la numinosidad de los bosques, o sólo coexistió con ellos? ¿Viene ese desprecio tal vez de los españoles? No sé.

Leo "El legado de los árboles" de Fred Hagener, un estudio de los árboles en relación con las religiones comparadas, mitología y arqueología. Ahí se muestra a pueblos como los celtas y germánicos, cuya religiosidad se basaba en las fuerzas de la naturaleza. Lo mismo sucedía con los egipcios y persas.

En Chile, país donde la naturaleza, por sus dimensiones y radicalidad, debiera haber generado un arraigado "temor sagrado" y venerante de volcanes, bosques, lagos y mar, más bien ha producido una suerte de "fuga", un estado de aturdimiento e inconciencia. ¿Quizás como venganza a una naturaleza que muchas veces nos ha lanzado al abismo?

Querida Araucaria vecina, majestad venida a menos de este Reino de Chile depredado: sueño con el día en que los niños del futuro vengan otra vez a abrazarte, a buscar tu sombra, a recoger los frutos. Si estás todavía aquí, ¡recíbelos con los brazos abiertos, como una madre a sus hijos pródigos!

Fuente: Cristián Warnken en El Mercurio, 2012. La fotografía es una de las avenidas de Mendoza, Argentina, tomada de Flickr

23 Junio 2012

Los datos recibidos de la sonda espacial Voyager-1 testimonian que el aparato está a punto de entrar en el espacio interestelar, informó la NASA.

Esta concepción artística muestra a las dos Voyager de la NASA explorando una turbulenta región del espacio conocida como la heliósfera, la capa exterior de la burbuja de partículas cargadas alrededor de nuestro sol.


Datos enviados desde la nave espacial Voyager 1 de la NASA indican que este explorador del espacio profundo se ha encontrado con una región en el espacio donde se ha incrementado rápidamente la intensidad de partículas cargadas provenientes del exterior del Sistema Solar. Los científicos de la Voyager dicen que esto nos lleva a una inevitable pero histórica conclusión : que el primer emisario de la humanidad enviado al espacio interestelar se encuentra en las fronteras de nuestro Sistema Solar

“Las leyes de la física dicen que algún día la Voyager se convertirá en el primer objeto hecho por el hombre que entra en el espacio interestelar, pero aún no sabemos con seguridad cuando llegará ese día”, dijo Ed Stone, científico del proyecto Voyager en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena. “Los datos más recientes indican que nos encontramos en una nueva región donde las cosas cambian rápidamente. Es muy emocionante. Nos acercamos a la frontera del Sistema Solar.

”Los datos hicieron un recorrido de 16 horas y 38 minutos (17mil 800 millones de kilómetros) desde la Voyager 1 hasta las antenas de la Red del Espacio Profundo de la NASA (Deep Space Network) en la Tierra. Dichos datos detallaron el número de partículas cargadas medidas por dos telescopios de Alta Energía a bordo de la nave espacial de 34 años de edad. Estas partículas cargadas fueron generadas cuando las estrellas en nuestro vecindario cósmico se convirtieron en supernovas.

Este marcado incremento es uno de los tres datos que se necesitan para que se indique el inicio de una nueva era en la exploración espacial. La segunda medición importante de los dos telescopios de la nave espacial es en cuanto a la intensidad de partículas energéticas generadas dentro de la heliósfera, la burbuja de partículas cargadas que el Sol sopla alrededor de sí mismo. Aunque se ha presentado una declinación lenta en las mediciones de estas partículas energéticas, aún no se han reducido de forma precipitada, lo cual se espera que ocurra cuando la Voyager atraviese los límites de la influencia solar.

El último conjunto de datos que los científicos creen que la Voyager revelará es un cambio en las mediciones de las líneas del campo magnético que rodean a la nave espacial. Mientras que la Voyager se mantiene dentro de la heliósfera, estas líneas del campo corren de este a oeste. Cuando se adentre en el espacio interestelar, el equipo espera que la Voyager detecte que las líneas del campo magnético se orienten más en una dirección norte-sur. Dicho análisis tomará semanas, y el equipo de la Voyager se encuentra revisando el último conjunto de datos.

Lanzadas en 1977, las Voyager 1 y 2 se encuentran en buen estado. La Voyager 2 se encuentra a más de 14 mil 700 millones de kilómetros de distancia del Sol. Ambas están operando como parte de la Misión Interestelar Voyager, una misión extendida para explorar el Sistema Solar a las afueras del vecindario de los planetas exteriores y más allá. Las Voyager son los objetos activos hechos por el hombre más distantes.

La nave gemela Voyager 1 y 2 continúan explorando en el espacio que nada de la Tierra ha volado antes. En el año 33 después de sus lanzamientos de 1977, cada una de ellas está mucho más lejos de la Tierra y del Sol que Plutón. Voyager 1 y 2 se encuentran ahora en la "heliopausa" - la capa más externa de la heliosfera, donde es más lento que el viento solar por la presión del gas interestelar. Ambas naves se sigue enviando la información científica acerca de sus alrededores a través de la Red del Espacio Profundo (DSN). La misión principal fue la exploración de Júpiter y Saturno. Después de hacer una serie de descubrimientos - como volcanes activos en la luna de Júpiter, y las complejidades de los anillos de Saturno - la misión se extendió. La Voyager 2 continuó para explorar Urano y Neptuno, y sigue siendo la única nave que ha visitado estos planetas exteriores. La misión de los aventureros en curso, la Misión Interestelar Voyager (VIM), explorará el borde más exterior de los dominios del Sol.

Fuentes: science.nasa.gov y /www.eluniversohoy.com

27 Mayo 2012

Las fotografías que les traigo a continuación no son de una película, son de la vida real. Eric Valli (Eric Valli) ha retratado a los protagonistas en los rincones más vírgenes de Estados Unidos. Son personas que voluntariamente han decidido vivir sin ninguna de las "comodidades" de la vida urbana moderna. Algunos casos son extremos, como quienes habitan con sus familias a la usanza de la prehistoria. Al final del post, un video documental en francés sobre estas nuevas tribus.


19 Mayo 2012

En Chile tenemos un grave déficit de información científica cada vez que nos enfrentamos a situaciones de riesgo por eventos de la naturaleza. Por estos días, buena parte de la población está psicológicamente afectada por informaciones alarmistas sobre terremotos y tsunamis que se propalan en redes sociales y amplifican sin filtro los medios masivos. Aquí unas reflexiones y - lo más importante - soluciones a considerar.


El 2012 ha llegado cargado de profecías y toda clase de interpretaciones catastróficas, buena parte de ellas amplificadas por un aprovechamiento mediático para generar sintonía fácil. El problema es sistémico porque las causas de este estado son variadas y múltiples.

Las redes sociales, por una parte, están determinadas por la inmediatez, donde el componente emocional juega un rol preponderante. Por otro lado, el derrumbe de los modelos de comunicación tradicionales y jerárquicos, causado por la emergencia de Internet, erosionó los principios que predominaban en el ejercicio de la comunicación pública. Ello, unido a la mala formación ética de muchos comunicadores y la necesidad de los medios por alcanzar metas de financiamiento y rendimiento económico, entre otros factores,  determinan un estado de desamparo y sensación de caos informativo en la población.

Muchas personas, por su falta de educación y crítica fundada en el consumo de lo que los medios le entregan o por otras carencias para entender el mundo, son presa fácil de los buscadores de sintonía y por ende, de ganancias económicas. Hoy no se sopesan los efectos que una información alarmista o infundada puede provocar en segmentos que todavía viven el stress postraumático que significó el terremoto y tsunami del 27F de 2010 en nuestro país. Hay muchos ejemplos, todos los días, de pequeñas comunidades y personas mayores que duermen angustiadas por el fantasma de enfrentar un sismo u otro evento natural.

El papel de la comunicación científica

Desde hace varios años vengo haciendo notar en este blog la perplejidad de nuestra pequeña comunidad científica de profesionales especializados en temas de sismología frente al tsunami informativo (valga la expresión) que se ha generado y al cual no pueden hacerle frente.

Tradicionalmente en la academia ha existido un recelo frente a los medios de comunicación porque transforman cada pronunciamiento de los especialistas en una “noticia”. Muchas veces, esas declaraciones se tergiversan ya sea porque no se entendieron adecuadamente por falta de preparación, o simplemente por falta de ética en el afán de convertir estos temas en algo espectacular que llame la atención (y la sintonía). Morbosidad, conflictos, búsqueda de aspectos extraños o raros, historias con un guión dramático que buscan prolongar el suspenso para hacerlo un producto comercializable varias veces, son las estrategias que se utilizan, que la gente sospecha, pero de las que nadie habla.

Pero, la responsabilidad es compartida. El concepto de Universidad entendida como una torre de marfil, aislada de la comunidad y encapsulada en sus disquisiciones teóricas sólo aptas para iniciados, es algo todavía muy arraigado en ciertas cofradías científicas. Cuántas veces he escuchado en estos círculos hablar con cierto aire de desprecio sobre lo que llaman “la vulgarización del conocimiento”. Un vez más, Internet está rompiendo el modelo y frente a los nuevos desafíos, todavía sólo hay perplejidad y pocas soluciones.

La comunicación científica se ha entendido tradicionalmente como un método de los investigadores para difundir sus trabajos, con un orden y tiempos que la emergencia de Internet los volvió obsoletos frente a las nuevas necesidades. Por eso, hoy se requiere mayor inmediatez y presencia permanente en los canales de comunicación donde el especialista puede cumplir de mejor forma su rol social.

Me parece que la audaz incursión del geógrafo Marcelo Lagos y otros, especialmente en la televisión, responde a esa necesidad. Sin embargo, creo que por el prestigio que debe cautelar ante la propia academia, reacia a este tipo de estrategias, debe ser prudente para no caer en manos de la farándula como ya ha estado ocurriendo. Hay programas que por sus enfoques, formatos e intereses no son aptos para la comunicación científica. Esa distinción la debieran conocer sismólogos, geógrafos, geólogos, geomorfólogos, científicos en general.

Algunas propuestas

El estado, la Onemi, las universidades o quien corresponda deberían identificar, capacitar y empoderar a al menos unos cuatro sismólogos ubicados en diferentes zonas del país para que a través de una cuenta de Twitter y un blog sean capaces de orientar a las redes sociales y medios masivos que las siguen en los momentos posteriores a la ocurrencia de un temblor con peligro potencial.

Una de las mayores falencias que he detectado es la ausencia en redes sociales de especialistas científicos en momentos críticos después de algún evento sísmico. De esta forma, cuando se registra un temblor fuerte puede transcurrir hasta media hora antes de que se conozcan informes oficiales del Instituto de Sismología de la Universidad de Chile y por ende de la Onemi y otros organismos. Al igual que la televisión, media hora en Twitter puede ser una eternidad. Ese lapso actualmente es llenado por rumores, especulaciones, información equivocada y hasta chistes sobre el evento en redes sociales.

Muchas personas cuando carecen de información se angustian o llenan esos vacíos con las explicaciones que les parecen más verosímiles. Sin embargo, la mayoría de las veces estas versiones no tienen ningún asidero porque han sido propaladas con entusiasmo, pero sin capacidad de interpretar datos complejos que se obtienen fuera del país, especialmente de la USGS, el organismo técnico estadounidense que es el más usado en estas latitudes.

Si en cada contingencia hubiese sismólogos o similares con vocación de redes sociales (24/7) dispuestos a llenar esos vacíos con información de calidad, sin duda los riesgos de caer en pánico o propalarse rumores sin fundamento se minimizarían. Pasarían a ser fuentes validadas y autorizadas que estoy seguro serían muy populares en la red. A su vez los medios masivos, especialmente la radio y la televisión se centrarían en entregar información relevante y confiable.

Esto mismo hay que implementarlo en otras áreas de desastres naturales como la meteorología, área en la que Chile también es deficitaria. No tenemos meteorólogos y afines que cumplan esta función a través de cuentas en Twitter u otras redes sociales.  El comportamiento de eventos meteorológicos extremos, cada vez más usuales, merece tener profesionales informando online y llevando tranquilidad a la población con el manejo de datos y pronósticos reales.

Cada evento natural es un caso

Ha quedado demostrado que cada sismo mayor pone en prueba a los sistemas chilenos porque las variables a considerar son muchas. Por ejemplo en el sismo de anoche registrado frente a la costa de Aysén, durante 30 minutos no hubo información oficial propia a la que echar mano, excepto el SHOA que sí tuvo capacidad de respuesta, aunque su confiabilidad está afectada por su actuación en el 27F.

La falta de información oportuna se debió a que el sismo, informado preliminarmente por la USGS con magnitud 6.7, se registró a más de 400 kilómetros mar adentro. El área, obviamente, está retirada del litoral y carece de instrumentos en Chile que permitan precisar rápidamente las características del evento. Si por alguna causal ese sismo hubiese coincidido con algún corte de electricidad y a su vez, aunque improbable por su ubicación en la placa, se registrara un tsunami el manejo de ese lapso de desinformación habría sido crítico.

Fuente: Mauricio Bertero H. Master en Comunicación Digital. Se autoriza la reproducción por cualquier medio. Se agradece la mención de la fuente.

Sobre C o n e X i o n e s

| Todo lo publicado, consúltalo en: ARCHIVO o BUSCA con Google dentro del sitio al final de esta sección. 555 historias, 3.024 comentarios, 754.000 visitantes únicos y 1.731.342 páginas vistas, hasta hoy día. |

Nuevo: app para Android

Si deseas leernos en tu móvil Android, descarga la aplicación en el siguiente enlace: DESCARGAR

Contacto

La plataforma en la que está alojado el blog, lamentablemente viene presentando muchos problemas para insertar comentarios. Si deseas contactarme o hacerme llegar tus consultas sígueme en Twitter o envíame tu mensaje directamente a: mauricio.bertero(arroba)gmail.com

Add to Google

¿VER ONLINE ÚLTIMOS SISMOS EN CHILE?

Consulte Aquí (Universidad de Chile)

Ver en Sismos.cl (iniciativa ciudadana)

Ver Sismos en GFZ-Potsdam (Alemania)

Ver Sismos en USGS (Estados Unidos)

Centro de Alerta de Tsunami para el Pacífico

Red Nacional de Emergencia (Chile)

Monitoreo mundial del nivel del mar

ARTÍCULOS IMPRESCINDIBLES:

- Sismicidad de Chile (Raúl Madariaga)

- Sobreviviendo a un tsunami: Lecciones de Chile, Hawaii y Japón (USGS)

.............................................................

"Necesitamos una tremenda cantidad de energía para comprender la confusión en que vivimos, y el estar convencido de que “tengo que comprender”, produce la vitalidad para investigar ... Pero no preguntamos. Deseamos información. Una de las cosas más curiosas de la estructura de nuestra psique es que todos queremos que se nos dé información porque somos el resultado de diez mil años de propaganda.

Queremos que otra persona confirme y corrobore lo que pensamos; sin embargo, la pregunta sólo es auténtica cuando uno se la hace a sí mismo. Lo que yo digo tiene muy poco valor; usted lo olvidará una vez cierre este libro, o recordará y repetirá ciertas frases, o comparará con lo que ha leído en otros libros, pero no se enfrentará a su propia vida.

Y esto es lo único que importa: su vida, usted mismo, su pequeñez, su superficialidad, su brutalidad, su violencia, su codicia, su ambición, su sufrimiento diario y su dolor interminable. Esto es lo que tiene que comprender, y nadie en la tierra o en el cielo lo va a hacer por usted, sino usted mismo".

Jiddu Krishnamurti

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Te gusta el blog?. Síguenos en Twitter.

  • Idea - Fuerza
  • "La educación es la capacidad de percibir las conexiones ocultas entre los fenómenos". Vaclav Havel

    Ranking de blogs Bitacoras.com TOP Bitacoras.com para Chile

    | C o n e X i o n e s |

    Estadísticas del blog

    Posicionamiento Web

    ¿De qué país proceden los últimos visitantes?

    Locations of visitors to this page

    .......................................................

    Acerca del Autor

    Buscador de conexiones. En la vida real, Master en Comunicación Digital por la UIB, España; Profesor de Estado en Historia y Geografía por la ULS, Chile; Doctorando en Educación mención Mediación Pedagógica. La Serena, Chile. Las opiniones aquí vertidas son personales y no representan necesariamente a las instituciones en las que participo.

    Ver aquí: PERFIL PROFESIONAL COMPLETO

    Visita también mi otro blog:

    VALLE DE ELQUI- Chile (turismo místico)

    Loading